¡Días de intenso calor y sudor!

Calor y sudor son dos conceptos que, durante el verano, van de la mano.

Sudar es parte de la naturaleza de nuestro organismo, los seres humanos sudamos a través de la transpiración por diferentes razones, la más común tiene que ver con regulación de la temperatura. La función del sudor  sobre todo en verano es enfriar el cuerpo mediante la evaporación de agua. Cuando el cuerpo eleva su temperatura, transpiramos para disminuirla. Este proceso es normal y se denomina “termorregulación”. Sin embargo al sudar, nuestro cuerpo, además de eliminar líquidos y toxinas, elimina también  sales minerales o electrolitos y es allí donde tenemos que tener precaución y tomar las medidas necesarias para su pronta recuperación. 

¿Que ocurre cuando sudamos mucho?

Al sudar nuestro cuerpo elimina líquidos, toxinas y electrolitos.

A modo general eliminamos 2,7 a 3 g de sales minerales por cada litro de sudor. Como no puedes reciclar los minerales perdidos, los debes recuperar con una adecuada alimentación.

Las sales minerales son indispensables para el organismo y su funcionamiento metabólico. Participan, entre otros, en el equilibrio hídrico, en la elaboración enzimas y hormonas, en la composición de los huesos y los dientes, en la transmisión de los impulsos nerviosos y en la contracción muscular. El cuerpo no puede fabricarlos de forma natural por lo que deben ser suministrados por los alimentos.

Así por ejemplo, el potasio se encuentra en la mayoría de las frutas, por eso te conviene tomar zumos naturales o frutas para recuperarlo. En el sudor también se pierden otros minerales como el magnesio, cuya ausencia puede ocasionar calambres, porque interviene en la transmisión del impulso nervioso.

El magnesio se encuentra en gran cantidad en la clorofila, el pigmento que da color verde a los vegetales, por lo que recuperas este mineral tomando verduras de hoja verde, en ensalada (berros, espinacas, lechugas, etc.) o cocidas al vapor, para evitar la pérdida en el agua de cocción.

El hierro es otro  mineral que perdemos con el sudor y más preocupa, especialmente a las mujeres, que tienen más pérdida de sangre por la menstruación. El hierro se encarga de transportar el oxígeno por la sangre hasta los tejidos y el descenso provoca cansancio, fatiga y palidez, que se puede complicar generando una anemia.

El zinc es otro mineral que se pierde en el sudor y en la orina. Además de ser un mineral necesario para mantener el sistema inmunitario, el zinc interviene en el metabolismo de la energía y forma parte de casi 200 enzimas. El zinc se encuentra en las ostras, almejas, cereales integrales, piñones, germen de trigo, levadura de cerveza, pepas de calabaza, carnes rojas e hígado. 

En el sudor también se pierden pequeñas cantidades de vitamina B1 o tiamina, la vitamina conocida como la “más deportiva”, porque interviene en los procesos metabólicos para obtener energía. La vitamina B1 se encuentra en el germen de trigo, levadura de cerveza, hígado, huevos, carnes, lácteos y legumbres.

Como hemos visto para recuperar las sales minerales que perdemos en el sudor y mantenernos sanos, necesitamos alimentarnos diariamente de forma adecuada mediante una dieta variada y equilibrada que contenga todos los nutrientes esenciales para cubrir las necesidades energéticas de nuestro cuerpo. Sin embargo en estos tiempos, cuando el ritmo de vida no lo permite, hay que optar por soluciones prácticas para remediarlo. 

En Salus contamos con la última tecnología en los sistemas de elaboración y control de las materias primas, siendo estas procedentes de una cuidadosa y esmerada selección obtenidas principalmente de cultivos ecológicos controlados. Sin conservantes, colorantes ni aromas sintéticos.  Contamos con normas de producción farmacéutica (normas GMP) y una experiencia de más de 100 años que nos avalan

Conoce nuestra completa linea de productos aquí: 

https://www.salusflora.com/eshop/

 

¡Vitaminas, minerales y antioxidantes que te ayudarán a estar sano por dentro y por fuera!